SÊSHEN WORLDWIDE CENTER

El Sistema Tradicional de Sanación del Antiguo Egipto - Medicina Tradicional Egipcia - La Energía Vibracional del Loto Azul


FOLLOW IN TWITER

TRANSLATE

Últimos temas

» REGALO DE REIKI A DISTANCIA
Lun Sep 04, 2017 1:53 am por Javii Luz

» Tuberías de 150.000 años de antigüedad debajo de una pirámide China
Vie Mayo 27, 2016 8:29 pm por Sahú Ari Merek

» Antiguo Egipto y su Medicina Tradicional : Sêshen - Sahú Ari Merek
Miér Sep 30, 2015 4:07 pm por Invitado

» Sêshen - Medicina Tradicional Egipcia - Jornada en Córdoba , Argentina - Sahú Ari Merek
Lun Sep 28, 2015 3:33 pm por Sahú Ari Merek

» La Egipcia de eterna belleza , Nefertiti - documental en español .
Mar Mayo 05, 2015 3:59 pm por Invitado

» El Sacerdocio Femenino en el Antiguo Egipto y Sêshen - Sahú Ari Merek
Jue Abr 16, 2015 1:35 pm por Sahú Ari Merek

» El Cristianismo original y la Reencarnación - Sahú Ari Merek
Vie Mar 13, 2015 10:42 pm por Sahú Ari Merek

» Armonia - Desapego y Sêshen - Sahú Ari Merek
Lun Feb 09, 2015 7:52 pm por Sahú Ari Merek

» Egipto - Una Potencia Cósmica llamada Hathor - Sahú Ari Merek
Vie Feb 06, 2015 11:58 pm por Sahú Ari Merek

» Maat - El Karma en el Antiguo Egipto - Sahú Ari Merek
Vie Feb 06, 2015 1:23 am por Sahú Ari Merek

» Libros de Sahú Ari Merek .
Jue Feb 05, 2015 10:41 pm por Carol Cann

» Medicina Egipcia , Oftalmología y Sêshen - Sahú Ari Merek
Dom Feb 01, 2015 11:40 pm por Sahú Ari Merek

» Graduación de Maestros Sêshen en la Pirámide - Per Ankh 9/08/2014
Dom Feb 01, 2015 1:13 am por Seshênu 33

» Egipto - Los Secretos Del Valle De Los Reyes .
Vie Ene 30, 2015 9:29 pm por Seshênu 33

» Arqueología Egipcia - El proyecto Djehuty
Vie Ene 30, 2015 9:16 pm por Seshênu 33

» HATSHEPSUT , la Reina que se Convirtió en Rey .
Vie Ene 30, 2015 9:10 pm por Seshênu 33

» La Tumba de Djehuty , el Escriba de la Reina Hatshepsut .
Vie Ene 30, 2015 8:54 pm por Seshênu 33

» EL COLOR AZUL EGIPCIO Y SÊSHEN , EL LOTO SANADOR - Sahú Ari Merek
Vie Ene 30, 2015 7:04 pm por Seshênu 33

» Sêshen 1er Nivel en Córdoba - Argentina : Marzo 28 de 2015 - Instruye : Sahú Ari Merek .
Lun Ene 12, 2015 12:44 am por Seshênu 33

» Princesa Egipcia Shert Nebty , un descubrimiento fabuloso .
Vie Ene 09, 2015 2:42 pm por Seshênu 33

» Egipto antiguo - Secretos de los Constructores .
Vie Ene 09, 2015 10:59 am por Seshênu 33

» Enormes y antiquísimas pirámides descubiertas en Egipto .
Vie Ene 09, 2015 2:37 am por Seshênu 33

» Pirámide gigantesca en el fondo del mar .
Jue Ene 08, 2015 9:40 pm por Seshênu 33

» La sorprendente Medicina del Antiguo Egipto .
Mar Ene 06, 2015 2:45 am por Seshênu 33

» Las Pirámides Egipcias y sus Secretos .
Mar Ene 06, 2015 2:32 am por Seshênu 33

» Antiguo Egipto y su Tecnología Imposible .
Mar Ene 06, 2015 1:55 am por Seshênu 33

» Egipto - El Rey Escorpión .
Mar Ene 06, 2015 1:00 am por Seshênu 33

» DIOSES EGIPCIOS .
Mar Ene 06, 2015 12:47 am por Seshênu 33

» El Faraón Tutmosis III .
Lun Ene 05, 2015 7:07 pm por Seshênu 33

» El Nilo , eterno dador de vida para Egipto .
Lun Ene 05, 2015 6:51 pm por Seshênu 33

Septiembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Sêshen



    La Atlántida y Egipto - Las Escuelas de Misterios - Sahú Ari Merek

    Comparte
    avatar
    Sahú Ari Merek
    Admin
    Admin

    Mensajes : 2594
    Fecha de inscripción : 16/08/2014
    Edad : 60
    Localización : Còrdoba - Argentina

    La Atlántida y Egipto - Las Escuelas de Misterios - Sahú Ari Merek

    Mensaje por Sahú Ari Merek el Lun Ene 05, 2015 1:37 am

    La Atlántida y Egipto
    Las Escuelas de Misterios .

    PRIMERA PARTE

    "Los egipcios eran extraños, ya que en tiempos remotos, se asentaron en las orillas del Nilo , trayendo con ellos la civilización de su madre patria .
    El arte de la escritura, y un lenguaje pulido.
    Ellos habían llegado desde la dirección donde se pone el sol y eran los más antiguos de los hombres ".

    Diodoro de Sicilia
    ( Biblioteca de Historia )




    La herencia Atlante conservada en la cultura del antiguo Egipto , ha sobrevivido hasta hoy en los contenidos que hacen a la Kábalah Científica y Sêshen su Medicina Tradicional , en este artículo , estudiaremos algunos de los vínculos históricos que unen ambas civilizaciones , testimoniando así , la grandeza de dos culturas enormes , sobre las cuales se basa la historia del mundo .


    PRIMERA PARTE : PLATÓN

    Corría el año 350 antes de nuestra era , cuando Platón escribía, el Timeo y Critias narrando acerca de la existencia de una gran isla mucho más grande que Libia y Asia juntas , más allá de las Columnas de Hércules ( el actual Estrecho de Gibraltar) .
    Este continente abarcaba una parte importante del actual Océano Atlántico.
    Ahora bien , en los Diálogos ,  Critias , discípulo de Sócrates cuenta una historia que escuchó de su padre cuando era niño y que éste a su vez escuchó de Solón , el gran legislador ateniense y uno de los Siete Sabios de Grecia.

    De esta manera nos enteramos acerca del viaje que Solón , realizó a Egipto en donde aprendió de los sacerdotes de Sais ,  la historia del continente hundido de la Atlántida .
    Allí los sabios sacerdotes egipcios le explicaron que la historia se remontaba al principio de los tiempos , cuando los dioses reinaban sobre la tierra y se dividieron el mundo para que cada uno de ellos lo gobernase.
    Poseidón , el dios del mar, recibió la isla a la que llamó Atlántida , eligió a una mujer mortal, Clito , y comenzó una dinastía de reyes que gobernarían durante siglos.
    Clito tuvo cinco pares de gemelos y a cada uno le dio un reino.
    Al mayor de ellos llamado Atlas , le dio la ciudad que llevaba su nombre y que tendría poder sobre las otras nueve.
    Así se fundó la ciudad de La Atlántida , dentro del continente que lleva su mismo nombre.

    Ahora bien , esta historia que Critias comparte se remonta a nueve mil años antes de la época de Solón ,  con el objeto de informar de cómo los atenienses detuvieron el avance Atlante y de cómo después de dicha victoria , el continente desapareció bajo las aguas producto de un gigantesco terremoto , generando inundaciones en otras zonas costeras .
    Así que en el Timeo , Critias habla de la Atlántida refiriéndose a sus leyes y preceptos sociales , como de un elevado nivel y de cómo fue que Solón escuchó esta historia de los sacerdotes egipcios , habla de su ubicación y la extensión de sus dominios en el Mediterráneo , la victoria de los atenienses , hasta concluir en la forma que el continente Atlante se hundió bajo el océano .
    Luego de algunos párrafos mas , toda esta historia queda sin terminar .


    «Los ciudadanos y la ciudad que nos has presentado
    » ayer como una ficción, nosotros los trasportaremos á la
    » realidad; colocaremos tu ciudad en esta antigua ciudad
    » ateniense; y declararemos que esos ciudadanos, que tú
    « has concebido, son verdaderamente nuestros antepasa-
    » dos, aquellos de que hablaba el sacerdote.
    Habrá un
    » perfecto acuerdo entre los unos y los otros; y no nos
    » separaremos de la verdad, si decimos que los ciudadanos
    »de tu república son los atenienses de los antiguos
    »tiempos.»
    Platón

    Texto fiel :

    CRITIAS.

    Bien, mi querido Hermócrates; como tu vez no llegará
    hasta mañana, y otro debe aún precederte, te presentas
    ahora muy valiente, pero no tardarás en saber por tí mismo
    si la tarea es fácil. Sin embargo, no me haré sordo ni
    á tus exhortaciones ni á tus excitaciones, y sin olvidar las
    divinidades que acabas de nombrar, llamaré en mi auxilio
    á todas las demás y singularmente á Mnemosina; porque
    de ella depende la mayor parte de mi discurso. Si la memoria
    me acompaña; si puedo referiros fielmente las antiguas
    historias de los sacerdotes egipcios importadas á
    estos lugares por Solón
    , creo que mi público quedará
    convencido de que he cumplido mi deber. Es preciso,
    pues, entrar en materia sin más demora.
    Ante todas cosas recordemos, que han pasado nueve
    mil años después de la guerra, que, según dicen, se suscitó
    entre los pueblos que habitan más acá y más allá de
    las columnas de Hércules. Es preciso que os dé una explicación
    de esta guerra desde el principio hasta el fin. De
    una parte estaba esta ciudad; ella tenia el mando y
    sostuvo victoriosamente la guerra hasta lo último. De la
    otra parte estaban los reyes de la isla Atlántida.

    Ya hemos dicho, que esta isla era en otro tiempo más grande
    que la Libia  y el Asia; pero que aoy dia, sumergida
    por los temblores de tierra, no es más que un escollo que
    impide la navegación y que no permite atravesar esta
    parte de los mares. En el curso de mi historia hablaré por
    su orden de todos los pueblos griegos y bárbaros que
    existían entonces, pero debo comenzar por los atenienses
    y por sus enemigos, y daros razón de sus fuerzas respectivas
    y de sus gobiernos. En su vista, pues, de nuestra
    ciudad es de la que debemos ocuparnos desde luego.
    Los dioses dividieron entre sí en otro tiempo la tierra
    toda, comarca por comarca, y esto sin que se suscitara
    alguna querella, porque no puede admitirse racionalmente,
    ni q-ue los dioses ignoraran lo que á cada uno de
    ellos con venia, ni que, sabiéndolo, se robaran los unos á
    los otros el lote que les pertenecía. Habiendo obtenido
    como resultado de la justicia y de la suerte lo que querían,
    se establecieron en cada país; y después de haberse fijado
    en ellos, á la manera de lo que los pastores hacen con sus
    ganados, se consagraron á procurar el alimento y la educación
    á los hombres, que eran á la vez sus hijos y su propiedad.
    Sin embargo, no emplearon la violencia como los
    pastores que castigan suavemente á su ganado para conducirle.
    Sabían que el hombre es un animal dócil, é imitando
    al piloto que conduce la nave, y sirviéndose de la
    persuasión como de un timón para mover el alma á su
    gusto, dirigieron y gobernaron así la raza toda de los
    mortales.
    Así gobernaron las demás divinidades en los países
    que les tocaron en suerte. Pero Vulcano y Minerva,
    que tienen la misma naturaleza, como hijos que son de
    un mismo padre, y que están animados del mismo amor
    á las ciencias y á las artes, recibieron como lote en
    comun nuestro país, que les con venia y se adaptaba maravillosamente
    á su virtud y á su sabiduría. De los indígenas
    hicieron hombres de bien, y pusieron en su corazón
    el amor al orden político. Los nombres de estos hombres
    se han conservado, pero el recuerdo de sus acciones ha
    perecido con la ruina de sus sucesores y con el trascurso
    de los tiempos. La única raza, que ha escapado á estos
    desastres, ya lo hemos dicho, es la que habita las monta-
    ñas, y que, sin letras y sin cultura, sólo recordaba los
    nombres de los que habían sido dominadores del país, sin
    saber nada ó casi nada de sus grandes hechos. Haciéndolo
    por punto de honra dieron estos nombres á sus hijos; pero
    en cuanto á las virtudes y á las instituciones de sus antepasados,
    sólo conocían lo que les había sido trasmitido
    por una oscura tradición.
    Dada la escasez de subsistencias
    para el sostenimiento de la vida, escasez que duró por espacio
    de muchas generaciones; ocupados ellos y sus hijos
    en procurarse la satisfacción de sus necesidades, y entregado
    el espíritu á este solo objeto, para nada se cuidaron
    de los sucesos, que en otro tiempo se habían realizado.
    El estudio y la historia de las cosas antiguas se introdujeron
    con el ocio en las ciudades, cuando cierto número de
    ciudadanos, teniendo aseguradas las cosas necesarias para
    la vida, no tuvieron después que preocuparse bajo este
    punto de vista, Y hé aquí como los nombres de los antiguos
    héroes se han conservado sin el recuerdo de sus acciones.
    Lo que me autoriza á hablar así, es que los nombres de
    Cécrope, de Erecteo, de Eríctonío, de Erisicton y de muchos
    otros, que remontan más allá de Teseo, son precisamente
    aquellos de que, según la relación de Solón, se
    servían los sacerdotes egipcios, cuando le refirieron esta
    guerra.
    Lo mismo sucede con respecto á los- nombres de
    mujeres. Los trabajos de la guerra eran entonces comunes
    alas mujeres y á los hombres, y por esta causa
    la diosa era representada en sus imágenes y en sus
    estátuas con una armadura; era como una advertencia, para
    indicar que desde el momento en que el varón y la hembra
    están destinados á vivir juntos, la naturaleza ha querido
    que pudiesen ejercer igualmente las facultades, que
    son el atributo de su especie.
    Diferentes clases de ciudadanos, entregados á los oficios
    mecánicos y á la agricultura, habitaban entonces
    nuestro país; la de los guerreros, separada desde el principio
    de las demás, como hombres divinos, habitaba
    aparte. Provistos de todas las cosas necesarias á su subsistencia
    y á la educación de sus hijos, estos guerreros
    no poseian nada en particular; consideraban todos los
    bienes como pertenecientes á todos; no exigian de los demás
    ciudadanos más que lo que justamente necesitaban
    para vivir, y desempeñaban con el mayor esmero las funciones
    diarias del Estado, tales como las hemos concebido.
    Y también se dice como muy probable y quizá verdadero,
    que nuestro país en aquel tiempo tenia por límites
    el istmo (1) por una parte, y por otra los montes Citeron (2)
    y Parnaso (3), abrazando toda la parte del continente
    comprendida en este intervalo; que de aquí descendia,
    por la derecha, hasta Oropo (4), y por la izquierda,
    hacia el mar, hasta el rio Asopo (5); estos eran sus
    límites extremos. Sobresalía entre todos los demás países
    por su fertilidad, lo cual le hacia capaz de sostener un
    numeroso ejército, compuesto de pueblos vecinos dependientes
    de nosotros. Es este un testimonio imponente de
    su fecundidad. Y, en efecto, lo que subsiste aún de esta
    dichosa tierra, no tiene igual en cuanto á la diversidad
    (.....)
    Estos manuscritos de
    Solón estaban en poder de mi abuelo y ahora los poseo
    yo, que los he estudiado mucho siendo joven.
    Y así, si
    me oís pronunciar nombres griegos, no os sorprendáis,
    puesto que ya sabéis la razón. Esta larga historia comenzaba
    poco más ó menos de la manera siguiente:
    Ya dijimos antes, que los dioses echaron suertes sobre
    las diferentes partes de la tierra; que los unos obtuvieron
    un territorio grande, otros uno pequeño, y que todos
    establecieron templos y sacrificios. Neptuno, á quien
    correspondió la Atlántida, colocó en una parte de esta
    isla los hijos que habia tenido de una mortal. Esta
    parte era una llanura situada no lejos del mar, hacia el
    medio de la isla, la más bella, según se dice, y la más
    fértil de las llanuras. A cincuenta estadios poco más
    ó menos de esta llanura, también en medio de la isla,
    habia una montaña muy poco elevada. Allí habitaba uno
    de estos hombres, que en el origen de las cosas nacieron
    de la tierra, Evenor, con su mujer Leucipa. Estos engendraron
    una sola hija, llamada"Clito, que era nubil, cuando
    murieron sus padres; y con la que se casó Neptuno, que
    se enamoró de ella. La colina , donde vivía Clito, fué
    fortificada por Neptuno, que la aisló de todo lo que la
    circundaba. Hizo muros y fosos con tierra y agua del
    mar alternativamente, unos más pequeños, otros más
    grandes, dos de tierra y tres de agua, ocupando el centro
    de la isla, de manera que todas sus partes se encontraran
    á igual distancia del mismo. La hizo por lo tanto inaccesible,
    porque entonces nó se conocian ni las naves ni el
    arte de conducirlas. Como era un dios, le fué fácil ordenar
    y embellecer esta nueva isla, formada en medio de la
    otra, haciendo que salieran del suelo dos manantiales,
    uno caliente y otro frió; y que produjera la tierra alimentos
    variados y abundantes. Tuvo sucesivamente de
    Clito cinco parejas de hijos, todos varones y mellizos, y
    los educó. Dividió toda la isla Atlántida en diez partes;-
    dio al hijo mayor de los primeros gemelos la estancia de
    su madre con toda la campiña circundante, que era la
    más vasta y la más rica de toda la isla, y le hizo rey de
    todos sus hermanos. Entre estos eligió jefes, y dio á cada
    uno de ellos el gobierno sobre un crecido número de hombres
    y una gran extensión de territorio. Todos ellos recibieron
    un nombre. El hijo mayor, el rey, de quien la isla
    y este mar, llamado Atlántico, han tomado su nombre,
    por haber sido el primero que reinó en ella, fué llamado
    Atlas. A su hermano gemelo le tocó la extremidad de la
    isla, hacia las columnas de Hércules, la parte del país
    que se llama Gadirica, que se llamó en griego Enmeles y
    en la lengua indígena Gadir, donde tiene su origen el nombre
    de este país. Los hijos de la segunda pareja se llamaron
    Aniferes y Euemon; los terceros, Mneseo, el mayor,
    y el otro Autóctono; los cuartos, Elasipo el primero y el
    segundo Mestor; y en fin, los quintos Azaes y Diaprepes.
    Estos hijos de Neptuno y sus descendientes habitaron
    en este país durante muchas generaciones; sometieron en
    estos mares otras muchas islas, y extendieron su dominación
    más allá, según hemos dicho, hasta el Egipto y la
    Tirrenia.
    La posteridad de Atlas continuó siendo siempre
    muy respetada; el mayor en edad era el rey y trasmitía
    su autoridad al mayor de sus hijos, de suerte que conservaron
    el reinado en su familia durante largos años. Era
    tal la inmensidad de riquezas, de que eran poseedores,
    que ninguna familia real ha poseído ni poseerá jamás una
    cosa semejante. Todo lo que la ciudad y los otros países
    podian suministrar, todo lo tenían ellos á su disposición.
    Gracias á su poder, eran importadas muchas cosas en
    la isla, si bien producía ésta las que son necesarias á la
    vida, y por lo pronto los metales, ya fueran sólidos ó fusibles,
    y hasta aquel del cual sólo conocemos el nombre,
    pero que en la isla existia realmente, extrayéndose de
    mil parajes de la misma, el oricalco, que era entonces
    el más precioso de los metales después del oro. La isla suministraba
    en abundancia todos los materiales de que tienen
    necesidad las artes, y mantenía un gran número de
    animales salvajes y domesticados, y se encontraban entre
    ellos muchos elefantes. Todos los animales tenían pasto
    abundante, lo mismo los que vivían en los pantanos, en
    los lagos y en los rios, como los que habitaban las montañas
    y llanuras, y lo mismo el elefante que los otros, á
    pesar de su magnitud y de su voracidad. Además de esto,
    todos los perfumes que la tierra produce hoy, en cualquier
    lugar que sea, raíces, yerbas, plantas, jugos destilados
    por las flores ó los frutos, se producían y criaban
    en la isla. Asimismo los frutos blandos y los duros,
    de que nos servimos para nuestro alimento; todos aquellos
    con que condimentamos las viandas y que generalmente
    llamamos legumbres; todos estos frutos leñosos
    que nos suministran á la vez brebajes, alimentos y perfumes
    ; todos esos frutos de corteza con que juegan los
    niños y que son tan difíciles de conservar ; y todos los
    frutos sabrosos que nos servimos á los postres para despertar
    el apetito cuando el estómag-o está saciado y fatigado;
    todos estos divinos y admirables tesoros se producían
    en cantidad infinita en esta isla, que florecia entonces
    en algún punto á la luz del sol. Utilizando, pues, todas
    estas riquezas de su suelo, los habitantes construyeron
    templos, palacios, puertos, dársenas para las naves,
    y embellecieron toda la isla en la forma siguiente:




    Comenzaron por echar puentes sobre los fosos circulares
    , que llenaba la mar, y que rodeaban la antigua metrópoli,
    poniendo así en comunicación la estancia real con
    el resto de la isla. Muy al principio construyeron este palacio
    en el punto mismo donde habian habitado el dios y
    sus antepasados. Los reyes, al trasmitírselo, no cesaron de
    añadir nuevos embellecimientos á los antiguos, haciendo
    cada cual los mayores esfuerzos para dejar muy atrás á
    sus predecesores; de suerte que no se podía, sin llenarse
    de admiración, contemplar tanta grandeza y belleza
    tanta.
    A partir desde el mar abrieron un canal de tres arpentos
    de ancho, de cien pies de profundidad y de una extensión
    de cincuenta estadios, que iba á parar al recinto
    exterior; hicieron de suerte que las embarcaciones que viniesen
    del mar pudiesen entrar allí como en un puerto, disponiendo
    la embocadura de modo que las más grandes
    naves pudiesen entrar sin dificultad. En los cercos de tierra
    , que separaban los cercos de mar, al lado de los
    puentes, abrieron zanjas bastante anchas, para dar paso
    á una trireme: y como de cada lado de estas zanjas los
    diques se levantaban á bastante altura por cima del mar,
    unieron sus bordes con techumbre, de suerte que las naves
    las atravesaban á cubierto. El mayor cerco, el que
    comunicaba directamente con el mar, tenia de ancho tres
    estadios, y el de tierra contiguo tenia las mismas dimensiones.
    De los dos cercos siguientes, el del mar tenia
    dos estadios de ancho, y el de tierra-tenia las mismas
    dimensiones que el precedente. En fin, el que rodeaba inmediatamente
    la isla interior, tenia de ancho un estadio
    solamente. En cuanto á la isla interior misma, donde se
    ostentaba el palacio de los reyes, su diámetro era de cinco
    estadios. El ámbito de esta isla, los recintos y el puerto de
    los tres arpentos de ancho, todo estaba revestido enderredor
    con un muro de piedra. Construyeron torres y puertas á
    la cabeza de los puentes y á la entrada de las bóvedas,
    por donde pasaba el mar. Para llevar á cabo todas estas
    diversas obras, arrancaron alrededor de la isla interior y
    en cada lado de las murallas, piedras blancas, negras y
    encarnadas. Arrancando así aquí y allá, abrieron en el
    interior de la isla dos receptáculos profundos, que tenían
    la misma roca por techo. De estas construcciones, unas eran
    sencillas; otras, formadas de muchas especies de piedras y
    agradables á la vista, tenían todo el buen aspecto de
    que eran naturalmente capaces. Cubrieron de bronce, á
    manera de barniz, el muro del cerco exterior en toda
    su extensión; de estaño, el segundo recinto;-y la Acrópolis
    misma, de oricalco, que relumbraba como el fuego. En
    fin, ved cómo construyeron el palacio de los reyes en el
    interior de la Acrópolis.
    En medio se levantaba el templo consagrado á Clíto y
    á Neptuno, lugar imponente, rodeado de un muro de oro,
    donde en otro tiempo habían ellos engendrado y dado á luz
    los diez jefes de las dinastías reales. A este sitio concurrian
    todos los años de las diez provincias del imperio á ofrecer
    á estas dos divinidades las primicias de los frutos de la
    tierra. Él templo sólo tenia un estadio de long-itud, tres
    arpentos de anchura, y una altura proporcionada; en su
    aspecto habia un no sé qué de bárbaro. Todo el exterior,
    estaba revestido de plata, fuera de los extremos, que
    eran de oro. Por dentro, la bóveda, que era toda de
    marfil, estaba adornada de oro, iplatajoncalco. Los muros,
    las columnas, los pavimentos. estaban revestidos de
    marfil. Se veian estatuas de oro, siendo de notar la del
    dios (1), de pié sobre su carro, conduciendo seis corceles
    alados, tan alto, que su cabeza tocaba á la bóveda del
    templo, y rodeado de cien nereidas sentadas sobre delfines.
    Se creia entonces, que tal era el número de estas
    divinidades. A esto se agreg-aban un g-ran número de estatuas,
    que eran ofrendas hechas por particulares. Alrededor
    del templo, en la parte exterior, estaban colocadas
    las estatuas de oro de todas las reinas y de todos los reyes
    descendientes de los diez hijos de Neptuno, así como otras
    mil ofrendas de reyes y de particulares, ya de la ciudad,
    ya de países extranjeros, reducidos á la obediencia. Por
    su grandeza y por su trabajo, el altar estaba en armonía
    con estas maravillas; y el palacio de los reyes era
    tal cual convenia á la extensión del imperio y á los ornamentos
    del templo. Dos fuentes, una caliente, otra fria,
    abundantes é inagotables, gracias á la suavidad y á la virtud
    de sus aguas satisfacían admirablemente todas las necesidades;
    en las cercanías de las casas se encontraban
    árboles, qué mantenían la frescura; depósitos de agua á
    cielo abierto, y otros cubiertos con su techumbre para tomar
    baños calientes en invierno, aquí los délos reyes, allí
    los de los particulares, en otra parte los de las mujeres; y
    otros, en fin, destinados á caballos y en general á las bestias
    de carga, adornados todos y decorados según su destino.
    El agua, que salía de aquí, iba á regar el bosque de
    Neptuno, donde árboles de una magnitud y de una belleza
    en cierta manera divina se • ostentaban sobre un terreno
    fértil y vegetal; y pasaba después á los cercos exteriores
    por acueductos abiertos en la dirección de los puentes. Numerosos
    templos, consagrados á varias divinidades; muchos
    jardines; gimnasios para los hombres; hipódromos
    para los caballos; todo esto habia sido construido en cada
    uno de los cercos ó murallas que formaban como islas.
    Era de notar, sobre todo en el centro de la mayor de éstas
    islas, un hipódromo de un estadio de largo, que en su
    longitud abrazaba toda la vuelta de laisla, y donde se presentaba
    vasto campo para la carrera de los caballos y para
    la lucha. A derecha "é izquierda habia cuarteles destinados
    á la mayor parte de la gente armada; las tropas, que inspiraban
    más confianza, se alojaban en la más pequeña de las
    murallas, que era también la más próxima ala Acrópolis;
    y en fin, la tropa de más confianza vivia en la Acrópolis
    misma cerca de los reyes. Las dársenas para las naves estaban
    llenas de triremes y de todos los aparatos que reclaman
    estas embarcaciones; y estaba todo, en perfecto orden.
    Hé aquí cómo estaba dispuesto todo alrededor del palacio
    de los reyes. Más allá, y á la parte exterior de los
    tres puertos, un muro circular comenzaba en el mar, seguía
    el curso del mayor cerco y del mayor puerto á una
    distancia de cincuenta estadios, y volvía al mismo punto,
    para formar la embocadura del canal situado hacia el mar.
    Multitud de habitaciones, próximas las unas á las otras,
    llenaban este intervalo ; el canal y el puerto rebosaban de
    embarcaciones y mercaderes, que llegaban de todas las
    partes del mundo, y de esta muchedumbre nacía dia y
    noche un ruido de voces y un tumulto continuos.
    Creo haber referido fielmente en este momento lo que
    cuenta la tradición sobre esta ciudad, antigua estancia de
    los reyes. Ahora necesito exponer lo que la naturaleza
    hizo en el resto de este país, y las bellezas que le añadió
    el arte.
    Por lo pronto, se dice que el suelo estaba muy elevado
    sobre el nivel del mar, y las orillas de la isla cortadas á
    pico; que alrededor da la ciudad se extendia una llanura
    que la rodeaba, y que esta misma estaba rodeada de montañas,
    que se prolongaban hasta el mar; que esta llanura
    era plana y uniforme y prolongada, y que tenia de un
    lado tres mil estadios, y del mar al centro más de dos mil.
    Esta parte de la isla miraba al Mediodía, y no tenia
    nada que temer de los vientos del Norte. Eran objeto de
    alabanza las montañas que formaban" como una cintura,
    y excedían en número, en grandor y en belleza á todas
    las que se conocen hoy dia. Abrazaban ricas y populosas
    poblaciones, rios, lagos, praderías, donde los animales
    salvajes y domesticados encontraban un abundante alimento
    , así como encerraban numerosos y vastos bosques,
    donde las artes encontraban materiales de toda especie
    para obras de todas clases.
    Tal era esta llanura, gracias á los beneficios de la naturaleza
    y á los trabajos de gran nilmero de reyes durante
    un largo trascurso de tiempo. Tenia la forma de un
    cuadrilongo recto y prolongado, y si faltaban estas condiciones
    en algún punto, esta irregularidad habia sido corregida
    al,trazar el foso que la rodeaba. En cuanto á la
    profundidad, anchura y longitud de este foso es difícil
    creer lo que se cuenta, cuando se trata de un trabajo hecho
    por la mano del hombre, y si se compara con las demás
    obras del mismo género; sin embargo, es preciso que
    os repita lo que he oido decir. Estaba abierto hasta la
    profundidad de un arpento; tenia de ancho un estadio,
    rodeaba toda la llanura, y no tenia de largo menos de
    diez mil estadios. Recibia todos los cauces de agua, que se
    precipitaban de las montañas, rodeaba la llanura, tocaba
    en la ciudad por sus dos extremidades, y de allí iba á
    desembocar en el mar. Del borde superior de este foso,
    partían otros d6 cien pies de ancho, que cortaban la llanura
    en línea recta y volvían al mismo foso, al aproximarse
    al mar;,estos fosos particulares distaban entre sí
    cien estadios. Para trasportar por agua las maderas de las
    montañas y los diversos productos de cada estación á la
    ciudad, hicieron que los fosos comunicaran entre sí y con
    la ciudad misma por medio de canales abiertos trasversalmente.
    Notad que la tierra daba dos cosechas por año,
    porque era regada en invierno por las lluvias de Júpiter,
    y en verano era fecundada por el agua de los estanques.
    El número de soldados, con que debían contribuir los
    habitantes de la llanura que estuvieran en estado de llevar
    las armas, se había fijado de esta manera. Cada división
    territorial, debía elegir un jefe. Cada división tenia
    una extensión de cien estadios, y había sesenta mil de
    estas divisiones. En cuanto á los habitantes de las monta-
    ñas y de las otras partes del país, la tradición cuenta que
    eran infinitos en número; fueron distribuidos, según las
    localidades y las poblaciones, en divisiones semejantes,
    cada una de las que tenia un jefe. El jefe debía suministrar,
    en tiempo de lucha la sexta parte de un carro de
    guerra, de manera que se reunieran diez mil; dos caballos
    con sus jinetes, un tiro de caballos, sin carro; un combatiente
    armado con un pequeño broquel; un jinete para conducir
    dos caballos; infantes pesadamente armados, arqueros,
    honderos, dos de cada especie; soldados armados á la
    ligera ó con piedras ó cqp azagayas, tres de cada especie;
    cuatro marinos para maniobrar en una nota compuesta
    de mil doscientas naves. Tal era la organización de las
    fuerzas militares en la ciudad real. Respecto á las otras
    nueve provincias, cada una tenía la suya, y nos extenderíamos
    demasiado, si habláramos de ello.
    En cuanto al gobierno y á la autoridad, hé aquí el
    órden que se estableció desde el principio. Cada uno de los
    diez reyes tenia en la provincia, que le habia correspondido
    y en la ciudad en que residía, todo el poder sobre los
    hombres y sobre la mayor parte de las leyes, imponiendo
    penas y la muerte á su capricho. En cuanto al gobierno
    general y á las relaciones de los reyes entre sí, las órdenes
    de Neptuno eran su regla. Estas órdenes les hablan
    sido trasmitidas en la ley soberana ; los primeros de
    ellos las hablan gravado en una columna de oricalco, levantada
    en medio de la isla en el templo de Neptuno. Los
    diez reyes se reunían sucesivamente el quinto año y el
    sexto, alternando los números par é impar. En estas
    asambleas-discutían los intereses públicos, averiguaban
    si se habia cometido alguna infracción legal, y daban sus
    resoluciones. Cuando tenian que dictar un fallo, ved como
    se aseguraban de su fe recíproca.
    Después de dejar en libertad algunos toros en el templo
    de Neptuno, los diez reyes quedaban solos y suplicaban
    al dios, que escogiera la víctima que fuese de su agrado,
    y comenzaban á perseguirlos sin otras armas que palos
    y cuerdas. Luego que cogian un toro, le conducían á la
    columna y le degollaban sobre ella en la forma prescrita.
    Además de las leyes estaba inscripto en esta columna
    un juramento terrible é imprecaciones contra el
    que las violase. Verificado el sacrificio y consagrados los
    •miembros del toro según las leyes, los reyes derramaban
    gota á gota la sangre de lasVÍctima en una copa, arrojaban
    lo demás en el fuego, y purificaban la columna. Sacando
    en seguida sangre de la copa con un vaso de oro,
    y derramando una parte de su contenido en las llamas,
    juraban juzgar según las leyes escritas en la columna,
    castigar á quien las hubiere infringido, hacerlas observar
    en lo sucesivo con todo su poder, y no gobernar ellos
    mismos ni obedecer al que no gobernase en conformidad
    con las leyes de su padre. Después de haber pronunciado
    estas promesas y juramentos por si y por sus descendientes
    ; después de haber bebido lo que quedaba en los vasos
    y haberlos depositado en el templo del dios, se preparaban
    para el banquete y otras ceremonias necesarias. Llegada
    la sombra de la noche y extinguido el fuego del
    sacrificio, después de vestirse con trajes azulados y muy
    preciosos, y de haberse sentado en tierra al pié de los
    últimos restos del sacrificio, cuando el fuego estaba extinguido
    en todos los puntos del templo, dictaban sus
    juicios ó eran ellos juzgados, si alguno habia sido acusado
    de haber violado las leyes. Dictados estos juicios,
    los inscribían, al volver de nuevo el dia, sobre una tabla
    de oro, y la colgaban con los trajes en los muros del
    templo, para que fueran como recuerdos y advertencias.

    Además habia numerosas leyes particulares relativas
    á las atribuciones de cada uno de los reyes. Las principales
    eran: no hacerse la guerra los unos á los otros;
    prestarse recíproco apoyo en el caso de que alguno de
    ellos intentase arrojar á una de las razas reales de sus Estados
    ; deliberar en común, á ejemplo de sus antepasados,
    sobre la guerra y los demás negocios importantes,
    dejando el mando supremo á la raza de Atlas. El rey (1)
    no podia condenar á muerte á ninguno de sus parientes
    (2), sin el consentimiento de la mayoría absoluta de
    les reyes.
    Tal era el poder, el formidable poder, que en otro tiempo
    se creó en este país, y que la divinidad. según la tradición
    , volvió contra el nuestro por la razón siguiente.
    Durante muchas generaciones, mientras se conservó en
    ellas algo de la naturaleza del dios á que delbian su orí-
    g-en, los habitantes de la Atlántida obedecieron las leyes
    que hablan recibido y respetaron el principio divino, que
    era común á todos. Sus pensamientos eran conformes á
    la verdad y de todo punto generosos; se mostraban llenos
    de moderación y de sabiduría en todas las eventualidades,
    como igualmente en sus mutuas relaciones. Por esta razón,
    mirando con desden todo lo que no es la virtud, hacían
    poco aprecio de los bienes presentes, y consideraban
    naturalmente como una carga el oro, las riquezas y las
    ventajas de la fortuna. Lejos de dejarse embriagar por
    los placeres, de abdicar el gobierno de .sí mismos en manos
    de la fortuna, y de hacerse juguete de las pasiones y
    del error, sabían perfectamente que todos los demás bienes
    acrecen cuando están de acuerdo con la virtud; y que,
    por el contrario, cuando se los busca con demasiado celo
    y ardor perecen, y la virtud con ellos. Mientras los habitantes
    de la Atlántida razonaban de esta manera, y conservaron
    la naturaleza divina de que eran participes,
    todo les salía á satisfacción, como ya hemos dicho. Pero
    cuando la esencia divina se fué aminorando por la mezcla
    continua con la naturaleza mortal; cuando la humanidad
    la superó en mucho; entonces, impotentes para
    soportar la prosperidad presente, degeneraron. Los que
    saben penetrar las cosas, comprendieron que se habían
    hecho malos y que habían perdido los más preciosos de
    todos los bienes; y los que no eran capaces de ver lo
    que constituye verdaderamente la vida dichosa, creyeron
    que habían llegado á la cima de la virtud y de la felicidad
    , cuando estaban dominados por una loca pasión, la
    de aumentar sus riquezas y su poder.
    Entonces fué cuando el dios de los dioses, Júpiter, que
    gobierna según las leyes de la justicia y cuya mirada
    distingue por todas partes el bien del mal, notando la
    depravación de un pueblo antes tan generoso, y queriendo
    castigarle para atraerle á la virtud y á la
    sabiduría, reunió todos los dioses en la parte más brillante de
    las estancias celestes, en el centro del universo, desde
    donde se contempla todo lo que participa de la generación
    , y teniéndolos así reunidos, les habló de esta manera
    .............................................................................
    .............................................................................
    .............................................................................
    avatar
    Sahú Ari Merek
    Admin
    Admin

    Mensajes : 2594
    Fecha de inscripción : 16/08/2014
    Edad : 60
    Localización : Còrdoba - Argentina

    Re: La Atlántida y Egipto - Las Escuelas de Misterios - Sahú Ari Merek

    Mensaje por Sahú Ari Merek el Lun Ene 05, 2015 4:04 am

    La Atlántida y Egipto
    Las Escuelas de Misterios .


    SEGUNDA PARTE

    Veamos este video :


    Todo viene de Egipto , el jabón , la medicina , el vidrio , la cosmética y hasta el Amén con el que todas las religiones terminan sus oraciones .
    Con la palabra Atlántida es igual .
    Atru , significa agua , agua de la inundación , con el tiempo la letra R degeneró en L , por lo cual se convirtió en Atlu , a la cual le agregamos la palabra Anti , que significa tierra dividida y nos queda ATLUANTI lo que nos da = una división de tierra limitada por el agua y si además le agregamos una letra S al final , propio de la fonética griega = ATLUANTIS = ATLANTIS .

    Ahora bien , para reforzar los datos ya aportados por Critias , veremos  algunos párrafos de otros escritores de la antiguedad  quienes refieren a los escritos de Platón sobre la Atlántida , por ejemplo Estrabón en el siglo I antes de nuestra era , cita a través de la opinión de Posidonio acerca de que es posible que el relato de Platón no sea ficción.
    También Plinio el Viejo , observa en su Historia Natural que, " de dar crédito a Platón habría que asumir que el océano Atlántico se llevó en el pasado extensas tierras ".
    Plutarco , en el siglo II aporta los nombres de los sacerdotes egipcios que le contaron a Solón la historia de la Atlantida siendo Sonkhis de Sais y Psnophis de Heliópolis.
    Y en el siglo V Proclo un neoplatónico , advierte  que un filósofo de la Academia platónica llamado Crantor , viajó a Egipto y pudo ver y leer  las estelas en que se hallaba escrito el relato que escuchó Solón de los sacerdotes egipcios .
    Entonces el sacerdote egipcio le dijo a Solón : Solón, Solón, Los griegos seréis siempre niños! no existe el griego viejo , tenéis alma de jóvenes, sin creencias antiguas transmitidas por una larga tradición y carecéis de conocimientos encanecidos por el tiempo. Esto se debe a que tuvieron y tendrán lugar muchas destrucciones de hombres, las más grandes por fuego y agua, pero también otras menores provocadas por otras innumerables causas .
    Contrariamente, siempre que vosotros, o los demás, os acabáis de proveer de escritura y de todo lo que necesita una ciudad, después de un periodo habitual de años, os vuelve a caer, como un enfermedad, un torrente celestial que deja solo a los iletrados e incultos, de modo que nacéis de nuevo, como niños, desde el principio, sin saber nada de vuestra ciudad ni de los que ha sucedido entre vosotros durante las épocas antiguas .[/color



    Existió en el siglo X de nuestra era , un historiador árabe llamado Al Massoudi , quien menciona en sus crónicas la existencia de cámaras subterráneas localizadas en o cerca de las grandes pirámides  y esto es lo que dijo al respecto :


    «... Un tesoro del que no hay imaginación humana que pueda evaluar o incluso concebir ... »
    «... Una vieja leyenda dice que fue traído a Egipto hace mucho tiempo por nuestros ancestros que eran de un nivel más alto y vivían al otro lado del mar ... »
    «... Un tesoro que contiene las piedras más raras y preciosas ... »
    «... Las maravillas de la alta ciencia heredadas de nuestros antepasados, instrumentos prodigiosos que aumentan las dimensiones y los poderes del hombre, que le permiten medir el tiempo, pronostican el futuro, vuelan en el aire y se mueven en el agua tan fácilmente como en la Tierra ... »


    Todo esto nos hace pensar que son demasiados los datos acerca de cómo una civilización como la Egipcia , surgió de la noche a la mañana , situación esta para la cual ni arqueólogos ni historiadores modernos poseen respuesta .
    Que los informes entregados a través de los siglos , nos van marcando desde lo racional , un camino de Concimiento que los Seshênus y Kabalistas Científicos poseemos dentro de nuestro linaje tradicional , enmarcado en las enseñanzas orales transmitidas durante siglos de Maestros a Discípulos .
    Pero que lamentablemente queda en la nada para el mundo iletrado , ya que todo esto se oculta deliveradamente , debido a que operan fuerzas en el mundo que no llevan la mente humana a pensar , sino mas bien a obedecer .
    Si recordamos que la civilización Atlante ocupó prácticamente toda Europa  , y que se hundió .
    Una cultura piramidal basada en estructuras geométricas perfectas , no nos es de extrañar este tipo de hallazgos :



    Terceira: estructura en forma piramidal Subacuática se encontró - Azores
    [color=#ffcc00]

       
    Publicado el 19 de septiembre de 2013.

    Una estructura piramidal bajo el agua se identificó a una profundidad de 40 metros de la costa de la isla de Terceira. La estructura perfectamente cuadrado fue avistado por un dueño del yate privado, Diocleciano Silva, durante un viaje de recreo.
    Se estima que es de aproximadamente 60 metros de altura, la estructura enigmática se registró a través de la tecnología digital GPS. "La pirámide es perfectamente formado y orientado al parecer por los puntos cardinales", dijo Silva Diário Insular , el periódico local.
    Más recientemente, los arqueólogos de la Asociación Portuguesa de Investigación Arqueológica (APIA) han identificado la evidencia arqueológica en la isla de Pico que apoya su creencia de que la ocupación humana de las Azores es anterior a la llegada de los portugueses por muchos miles de años.



    Image recogida por Silva utilizando la tecnología GPS.
    La evidencia se compone de una gran variedad de estructuras piramidales de roca protohistóricos, algunos de ellos 13 metros de altura.
    Las estructuras pueden haber sido construido de acuerdo a un plan orientado, alineado con los solsticios de verano, lo que sugiere que fueron construidas con un propósito definido.
    El archipiélago de las Azores fue descubierto deshabitado por los portugueses en torno a 1427.
    El año pasado, los arqueólogos afirmaron haber encontrado arte rupestre en la isla de Terceira, que ellos creen que son de muchos miles de años de antigüedad.
    En los últimos tres años, una variedad de antiguos restos arqueológicos se han identificado en todas las nueve islas del archipiélago de las Azores. Incluyen un epígrafe de la época romana, santuarios cartagineses, arte rupestre, y estructuras megalíticas.
    http://portuguese-american-journal.com/terceira-subaquatic-pyramidal-shaped-structure-found-azores/







    Un marinero portugués ha encontrado una pirámide de 60 metros de altura y con una base de 8.000 metros cuadrados, mas grande que un estadio de fútbol.
    El marinero localizó la estructura sumergida en la islas Azores, concretamente entre las islas Terceira y San Miguel. La estructura fue descubierta con la ayuda de una carta batimétrica, un procedimiento que muestra el relieve del fondo marino y aporta información adicional de navegación en superficie.
    El propio marinero, Diocleciano Silva, afirma que la base de la estructura abarca esos 8000 metros cuadrados y que no es una estructura de origen natural.
    El hallazgo ya ha despertado la intriga de la comunidad científica y del gobierno regional que ya están investigando el descubrimiento con el apoyo de la Armada portuguesa.



    Ante este descubrimiento podemos plantearnos muchas cosas, sin olvidar tampoco los diversos descubrimientos que se han realizado de estructuras sumergidas, que lógicamente son mucho anteriores a las conocidas como "primeras civilizaciones". Espero que me permitáis el privilegio de ponerlo entre comillas, pero los hechos lo justifican. Hace unos meses apareció la noticia de que en el famoso Triangulo de las Bermudas también se habían encontrado estructuras similares de forma piramidal, tambien sumergidas bajo las aguas del océano.
    No solo los descubrimientos justifican la existencia de alguna civilización anterior, sino también los mitos y leyendas de la antigüedad. A parte del famoso "mito" de Platón sobre la Atlántida, en las escrituras del Mahabharata de la India se habla de la ciudad de Krishna, Duarka o Dwaraka, que fue destruida y sumergida por un Tsunami o inundación.
    No solo ciudades sumergidas, sino el "mito" del diluvio que figura en tantas culturas diferentes ya es un hecho con un peso suficiente para tenerlo en cuenta.













    Mas datos :

    Manetón , 250 años antes de nuestra era ,   también registró que los propios egipcios derivan los elementos de su escritura de una isla en el oeste .
    Muchos papiros del antiguo Egipto también atribuyen la invención de la escritura al dios Toth quien gobernó un "dominio occidental".
    Y estos mismos papiros declaran que Toth venía de la " isla de la Llama " (Atlántida era muy volcánica, y se hundió en medio de un gran terremoto volcánico).
    En el caso del  Papiro de Turín (1700 años antes de nuestra era ) enumera Toth como uno de los diez reyes que reinaron durante el "reinado de los dioses", hace más de 12.000 años , por lo cual si recordamos el diálogo del Timeo , vemos que el sacerdote de Sais , le dice a Solón acerca de que el hundimiento de la Atlántida  tuvo lugar 9.000 años antes , o sea que se refería a una hecatombe tectónica sucedida 11.500 a 12.000 años.

    Es mucho mas lo que se puede aportar acerca del legado Atlante hacia la Cultura egipcia , o quizá quede mas claro definir a los egipcios como verdaderos Atlantes , continuadores de la obra de sus mayores luego del cataclismo , acerca del cual abundan las descripciones jeroglíficas en Templos y papiros .

    Entonces , ¿ qué quiso decir Al Massoudi cuando afirmó ?

    «... Las maravillas de la alta ciencia heredadas de nuestros antepasados, instrumentos prodigiosos que aumentan las dimensiones y los poderes del hombre, que le permiten medir el tiempo, pronostican el futuro, vuelan en el aire y se mueven en el agua tan fácilmente como en la Tierra ... »

    ¿ Qué son esos " instrumentos prodigiosos que aumentan las dimensiones y los poderes del hombre " ?
    ¿ Què es lo que la Kábalah Científica puede aportar al respecto , y poseyendo todo el conocimiento acerca del " instrumento prodigioso " legado desde la tradición Kabalista Egipcia , llamado Ankh Am ?
    ¿ Hay mas detalles sorprendentes acerca de aquellos antiguos Maestros y sus enseñanzas ?
    Claro que los hay , así que dejaremos para la Tercera Parte , el estudio de los mismos .

    Sahú Ari Merek

      Fecha y hora actual: Mar Sep 19, 2017 7:23 pm